Fundamentos arte comentarios

comentario25eldavidmangel-120212114241-phpapp02comentario20cpulastamaraflores-120128145227-phpapp01comentario23cpulasanpedromangel-120129134405-phpapp01comentario24lapietmangel-120129144433-phpapp01comentario31condeorgazel-greco-120220051233-phpapp01comentario8laocoonteysushijos-111101122335-phpapp01comentario13laalhambra-111115034327-phpapp01comentario18laresurreccindelzaro-120118034155-phpapp01comentario17catedraldelen-120118033256-phpapp02comentario47nocheestrellada-120505065219-phpapp02comentario49sagradafamiliagaudi-120505063028-phpapp02

Al-Ándalus, del Reino Visigodo al Califato de Córdoba (711-929)

Nos encontramos en el verano del año 711 después del nacimiento de Jesucristo. Una cruenta batalla cambiaría los destinos de la provincia romana de Hispania. Las facciones de tropas visigodas comandadas por su rey Don Rodrigo se enfrentaban a un enemigo como nunca antes lo habían hecho. De pronto, el rey se quedó helado. Vio como un gran contingente de su ejército, el que ocupaba el flanco derecho, abandonaba su posición y se unía al enemigo. Era una traición.

Para llegar a esta situación vamos a remontarnos un poco en el tiempo. Nos situamos: estamos en plena lucha de poder por conseguir el trono del Reino visigodo de Toledo, en la antigua Hispania. El nuevo rey, Don Rodrigo, no es aceptado por todos. Los descendientes de Witiza, el antiguo soberano del reino, deseaban heredar la corona. Habían sido desterrados al norte de África por el rey tras el asesinato de su padre. Querían venganza. Solo hacía falta que llegase el momento idóneo para atacar, pero todavía no lo era. Debían de esperar.

En el otro lado del estrecho, desde Ceuta, el conde don Julián lleva a Toledo a su hija Florinda para que se una a la Corte del rey. Pero cuando está alojada y desprevenida, el rey Don Rodrigo la viola, quedándose deshonrada entre lágrimas. Cuando su padre se entera del suceso, le corroe la sed de venganza. Entabla contactos con su enemigo en tierras africanas, el conocido como moro Muza (Musa ibn Nusayr), gobernador de la provincia del Magreb del gran Califato Omeya de Damasco. Don Julián le promete grandes fortunas si le ayuda a derrocar al malvado rey que gobernaba Hispania. Muza acepta, pero no iba a cumplir toda la parte del trato.

El encargado de liderar al ejército musulmán es el general Tarik (Ṭariq ibn Ziyad), el cual desembarca en Tarifa, de donde recibe su nombre, al mando de 15.000 soldados (otras fuentes apuntan 2.000). Don Julián y su séquito también van con él.

El rey Don Rodrigo se entera del ataque y comienza a reclutar tropas, incluyendo a los ejércitos de los hijos de Witiza. No podía permitirse desechar a nadie, apenas tenía hombres.

Rey Don Rodrigo

Los dos ejércitos se encontraron cerca del río Guadalete, en la actual Cádiz, un caluroso día de julio del año 711. Don Rodrigo había conseguido reunir un ejército de 40.000 hombres (otras fuentes apuntan 2.500). Ambos ejércitos avanzan y comienza la batalla. Aquí es donde retomamos nuestra historia.

Tras la deserción de los ejércitos de Witiza, consumando así su venganza, el rey queda en desventaja numérica con el enemigo. Su ejército es masacrado por las tropas de Tarik. Algunos dicen que el propio rey murió en combate. Los pocos supervivientes huyen hacia la capital del reino, Toledo, donde consiguen refugiarse por poco tiempo.

El moro Muza, viendo los éxitos cosechados y queriendo también conseguir parte del botín, se desplaza con su ejército a la península. De este modo, con Tarik por un lado y Muza por el otro, el avance musulmán es imparableCae Toledo, y con ella el resto de ciudades del antiguo Reino Visigodo. Corría el año 714 cuando la península queda totalmente sometida. Bueno, toda, toda… no. Existía un pequeño contingente de irreductibles. Un comandante de la antigua Guardia Real del rey Don Rodrigo consiguió refugiarse en las vetustas tierras de Asturias. Su nombre, Don Pelayo. Desde allí, en las montañas de Covadonga, trazaría una emboscada que significaría el primer paso de un larguísimo y costoso proceso para recuperar el antiguo Reino visigodo de Hispania que había sido arrebatado por los recién llegados. Pero esa es otra historia…

En el año 714, Muza se declara primer valí (gobernador) de la nueva provincia anexionada al poderoso Califato Omeya de Damasco: Al-Ándalus. Se inicia así la primera etapa de nuestra historia: el Valiato (714-756).

La conquista musulmana parece imparable, llegando incluso a atravesar las montañas heladas de los Pirineos. Allí conquistan las antiguas provincias romanas de la Narbona y la Septimania (sur de la actual Francia). Pero un poder se había ido gestando en el territorio galo, los francos, eclosionando en lo que será el poderoso Imperio Carolingio, que alcanzará su apogeo con Carlomagno. Carlos Martel, el abuelo de este destacado rey, conseguirá hacer frente a los ejércitos musulmanes y frenar su avance en Potiers, en el 732. A partir de ese momento, retrocederán hasta la península de nuevo con la recuperación franca de los territorios supra pirenaicos.

Muy lejos de allí, en Siria, la familia real de los califas Omeya estaba en grave peligro. Era el año 750 y una rebelión estalló en el seno de la capital del Califato, Damasco. Una facción del Islam, los abasíes, había asaltado el poder y se disponía a tomar el suntuoso palacio de los califas Omeya. Derrotaron a las tropas reales a orillas del río Gran Zab. Concluida la batalla y sumidos por el odio, masacraron a toda la familia Omeya y se hicieron con el control del Califato. Establecieron una nueva capital, creándose así el nuevo Califato Abasida de Bagdad.

Tan solo un Omeya consiguió escapar, un príncipe, llamado Abderramán. Huyó oculto a Egipto y de ahí al Magreb. Cuando llega a la ciudad de Ceuta, intentó captar apoyos de aquellos que todavía fueran leales a la dinastía Omeya. Al-Ándalus estaba sumida en el caos por las luchas de poder y las continuas revueltas, por lo que no le fue difícil conseguir partidarios que desearan derrocar al viejo poder e instaurar uno nuevo, viendo en Abderramán al candidato perfecto. Arropado por sus leales, desembarca en Almuñécar, Granada, en el año 755. Las tropas del Valiato, dependiente del nuevo Califato de Bagdad, se enfrentan a las ocupantes en Alameda (Málaga), pero son fácilmente rechazadas por estos. Por fin, Abderramán entra en la capital, y proclama el Emirato Independiente de Córdoba, en el año 756. Bagdad había perdido la rica y próspera región de Al-Ándalus.

Lo primero que hace Abderramán I como nuevo emir de Al-Ándalus es conseguir una guardia personal de 40.000 hombres armados y leales tan solo él —o mejor dicho a su oro—, pues se componía de mercenarios traídos del norte de África, eslavos e incluso cristianos, a los que no les interesaban las disputas sucesorias del gobierno del Al-Ándalus.

Su ejército, adiestrado y organizado por él mismo, será fundamental para establecer el orden en Al-Ándalus, pues su reinado estará marcado por una gran cantidad de revueltas y conspiraciones instigadas sobre todo por el receloso Califato de Bagdad y por los leales al antiguo gobierno de Al-Ándalus. Entre muchos enfrentamientos, destaca uno que ha pasado a posteridad en forma de crónica literaria. Hablo del Cantar de Roldán. Este hecho ocurre cuando en la Marca Superior —Al-Ándalus se dividía en tres Marcas o provincias: Superior, Media e Inferior—, el gobernador de Barcelona pidió ayuda a los francos en el año 778 contra el Emirato Omeya. El emperador Carlomagno, soberano del Imperio Carolingio, envía un ejército para ayudarle a cambio de la entrega de la ciudad de Zaragoza. Pero a la llegada de este, el gobernador de Zaragoza se niega a entregarla alegando que él personalmente no le había prometido nada. Carlomagno asedia la ciudad, pero una serie de revueltas en su reino le obligan a retornar. Durante su regreso, su ejército se desplaza en forma de una larga columna debido al complicado terreno. La retaguardia, comandada por su sobrino Roldán, es atacada por una contingente de vascones que se negaban a que ningún poder, fuese musulmán o franco, se adentrase en sus dominios. La bravura de los vascones y su mayor conocimiento del terreno, hacen que tanto Roldán como sus tropas sean aniquiladas.

Abderramán I no perdió nunca ninguna batalla. Sin embargo, no solo se dedicó a luchar contra los reticentes a acatar su poder, también embellece el Emirato. Comienza a dirigir la construcción de una de las mayores joyas arquitectónicas de todo el período andalusí, la cual ha llegado hasta nuestros días: la gran Mezquita de Córdoba. Fue edificada sobre los restos de una antigua basílica visigoda y representa el esplendor del poder de Abderramán I y de su linaje Omeya.

La mezquita de Córdoba

El poderoso emir muere en el 788 y le sucede su hijo, Hisham I, el cual hereda un enorme legado. Su reinado es generalmente pacífico a nivel interno. Esto le permite centrar su atención en combatir mediante pequeñas escaramuzas o razzias a los emergentes reinos cristianos del Norte. Su corto reinado dura ocho años, ya que muere abruptamente en el 796, con cuarenta años de edad, dejando a paso a su hijo Al-Hakam I.

Al-Hakam I es un monarca con un enorme temperamento. Según las crónicas, es el monarca más despiadado de toda la dinastía Omeya, destruyendo cualquier oposición que se le pusiera enfrente. Su crueldad se siente cuando en las ciudades de Toledo, Mérida y Córdoba la población se subleva debido a la fuerte presión fiscal. Al-Hakam I aplasta los focos de las rebeliones arrasando sus barrios hasta los cimientos, deportando a los implicados y crucificando públicamente a sus líderes. Finalmente, será sucedido por su hijo Abderramán II tras su muerte en el año 822, dejando un reino servilmente pacificado.

Abderramán II va a seguir la dinámica represiva de su padre. Es un tiempo de relativa paz interna en Al-Ándalus debido en gran parte a la represión ejercida por Al-Hakam I a sus opositores. El nuevo monarca se va a dedicar a reformar el sistema tributario del Emirato de Córdoba centralizando la recaudación de impuestos y aumentando todavía más la presión fiscal a sus súbditos. Al-Ándalus vivirá así el momento de mayor riqueza desde su fundación.

Además, Abderramán II era un amante de las letras, la naturaleza, la ciencia y escribía poesía. Con los excedentes de la recaudación, se dedica a embellecer la capital del Emirato, erigiendo fabulosos monumentos, fuentes y jardines y ampliando la flamante Mezquita de Córdoba. También creó la Gran Biblioteca cordobesa, para la cual ordena conseguir los documentos más importantes del saber de la época, convirtiéndola en el mayor foco cultural de todo el mundo árabe. También instaura innovadores sistemas de irrigación que potencian de forma extraordinaria la producción agraria andalusí.

A pesar de la paz interna, existen excepciones. En la Marca Superior, la poderosa familia nobiliaria de los Banu Qasi —antiguos nobles visigodos del linaje Casius, renombrados de esa forma tras la invasión del 711— se rebela contra el centralismo del Emirato de Abderramán II, aliándose con el Reino cristiano de Pamplona. El enfrentamiento se salda con la victoria de las tropas musulmanas, pero hubo otras campañas que enfrentaron a la Cruz contra la Media Luna que no corrieron la misma suerte. Una de ellas fue la Batalla de Clavijo, en el 844, tan vitoreada por las crónicas cristianas posteriores y que se considera una las batallas más icónicas de toda la Reconquista (se discute su veracidad histórica). En ella, el rey de Asturias, desmoralizado por la desventaja numérica de sus soldados, tiene un extraño sueño la noche antes de la batalla. En él, se le aparece el apóstol Santiago asegurándole que debía tener fe en la victoria, pues él lucharía a su lado a lomos de un majestuoso caballo blanco. Al despertarse, el rey arengó a sus tropas hablándoles de su misterioso sueño. En la mañana de la batalla, la victoria cristiana sobre las tropas de Abderramán II fue total, acuñándose desde entonces el apodo de Santiago “matamoros”.

Santiago “matamoros”

Al mismo tiempo que se suceden estos hechos, en el sur de Al-Ándalus ocurrió otro insólito acontecimiento. La ciudad de Lisboa estaba siendo atacada por mar por invasores jamás vistos hasta entonces en tierras hispanas. Eran ochenta navíos drakkars vikingos, tripulados por hombres llegados desde las heladas tierras del Norte de Europa, rudos en las formas y con una fiereza desmesurada. Al desembarcar, arrasaron la ciudad de Lisboa, saqueando y violando a todo aquello que encontraban a su paso. Después, pusieron rumbo a Cádiz y, con resultados similares en la ciudad gaditana, navegaron río arriba el Guadalquivir hasta llegar a Sevilla (Isbiliya). Allí, en un frío día de invierno del 844, el emir consigue reunir un ejército y se enfrenta a los guerreros vikingos en la batalla de Tablada, consiguiendo una aplastante victoria, masacrando a un gran número de ellos y ejecutando a los prisioneros.

Ya en tiempos de su sucesor Muhammed I como nuevo emir de Al-Ándalus, los normandos continuarán sus expediciones asolando Algeciras y las Baleares, liderados nada menos que por el hijo del legendario rey vikingo Ragnar Lodbrok. Además, devastarán las ciudades cristianas de la costa del Ebro, evocándonos al famoso rezo de los monjes cristianos: “De la furia de los hombres del Norte, líbranos, Señor”.

Abderramán II se esfuerza también en la islamización de toda Al-Ándalus. Para ello, dictará duras medidas contra los que no profesen la ley de Mahoma. Durante la década de los cincuenta del siglo IX, serán asesinados cuarenta y ocho mozárabes conocidos como los “Mártires de Córdoba”, al rebelarse contra estas medidas, hallando la muerte de distintas formas que incluyen la decapitación, ser pasto de los perros, la hoguera, la horca, el empalamiento o incluso siendo arrojados a un caldero de plomo fundido.

Con la llegada al trono de su hijo Muhammed I en el 852, se inicia un periodo caótico de crisis, denominado la Primera Fitna, que se prolongará hasta el 912. Es un momento muy turbulento caracterizado por continuas luchas, tanto internas como externas, una fuerte crisis económica y la debilidad política del Emirato. Este período se dará durante los reinados de Muhammed I, Al-Mundir y de su hermano Abd Allah I.

Estos monarcars tendrán que hacer frente a numerosas insurrecciones en las tres Marcas de Al-Ándalus, sumado a una oleada de protestas mozárabes. En la Marca Superior, tendrá lugar una nueva rebelión de la poderosa familia de los Banu Qasi, en alianza con el Reino de Navarra. En la Media, Asturias apoyará una revuelta mozárabe en Toledo, consiguiendo su independencia por un tiempo. En la Marca Inferior, Badajoz se subleva contra el Emirato consiguiendo la independencia de gran parte de la zona que baña el río Guadiana y el sur de Portugal. A esto se le añade una grave crisis económica potenciada por las conversiones masivas al Islam, a consecuencia de las duras medidas de Abderramán II, perdiendo así el ingreso de los impuestos que solo pagaban los no-musulmanes.

Por otro lado, emerge un nuevo poder musulmán en el norte de África: el Califato Fatimí de Túnez. Este alentará enfrentamientos entre árabes, bereberes y muladíes para destruir la unidad social de Al-Ándalus. El descontento estallará en el 880 con la figura de Omar Ben Hafsún, quien liderará una larga rebelión que durará cuarenta y ocho años en Bobastro (Málaga), aglutinando la ira de bereberes y muladíes y recibiendo la ayuda de los reinos cristianos. Llegará incluso a bautizarse en el 899 con el nombre de Samuel.

Abd Allah I muere en el año 912 dejando este desolador escenario a su nieto Abderramán III. Este joven y vigoroso monarca se propone recuperar la antigua gloria de los primeros Omeyas. Con tan solo veintiún años, acaudilla personalmente a su ejército, emprendiendo campañas por la Marca Inferior contra los territorios controlados por el líder rebelde Ben Hafsún. Uno a uno, las fortalezas de sus aliados van cayendo ante el empuje de los ejércitos omeyas. Abderramán III, haciendo uso de su gran talento como monarca, impartirá perdones entre los rendidos y castigos extremos entre sus enemigos. De esta forma, va tomando una a una las ciudades de Sevilla, Jaén, Málaga, Granada, Murcia o Valencia.

Finalmente, en el 928, sitia el inexpugnable castillo de Bobastro, morada del linaje de Ben Hafsún. El último de sus hijos vivos rinde la fortaleza a cambio de su perdón. Abderramán III la destruye hasta su última piedra y manda desenterrar el cadáver de Omar Ben Hafsún, muerto hacía una década, crucificándolo en las puertas de Córdoba como símbolo del final de la rebelión. También consigue, al año siguiente, la victoria sobre Badajoz, tomando la ciudad de Mérida.

Pone entonces sus miras hacia la frontera con los reinos cristianos, que habían expandido sus dominios durante los sesenta años de debilidad que duró la Fitna. Marcha con un gran ejército y consigue numerosos éxitos militares, llegando incluso a arrasar y saquear la capital navarra de Pamplona, demoliendo su catedral en el 924.

Con todas estas victorias y teniendo de nuevo todos los territorios de Al-Ándalus bajo su poder, Abderramán III se ve con fuerzas de proclamar el Califato Omeya de Córdoba, coronándose como primer califa en el año 929. Empezaba así el momento de mayor esplendor de toda la historia de Al-Ándalus.

Fundamentos de arte 7

Duda de Santo Tomás. Claustro de Silos

Relieve en piedra sobre un machón (trozo de muro en una arquería) en el claustro de Santo Domingo de Silos (Burgos) representando el episodio de la duda de Sto. Tomás referente a la resurrección de Cristo.

Formalmente podemos observar en esta obra algunas características definitorias del estilo escultórico Románico. Por ejemplo, observamos que se trata de un relieve plano, en el que no quedan destacados los volúmenes de los cuerpos. Este tipo de bajorrelieve plano es característico del Románico, aunque se observó, de modo general, una evolución desde formas planas en bajorrelieves hacia altorrelieves y plasmación de volúmenes, siendo ejemplo de lo último los magníficos relieves y esculturas del Pórtico de la Gloria realizados por el maestro Mateo en Santiago.
Otro rasgo destacable desde el punto de vista formal o estilístico es la disposición de las figuras, que aparecen superpuestas en varios niveles de altura, con lo que se pretende sustituir una perspectiva correcta. Es decir, no se representa la profundidad o, lo que es lo mismo, no se intenta captar el espacio. Para representar la “idea” de profundidad se recurre a un convencionalismo (visible también en la pintura de cacería de S. Baudelio de Berlanga, por ejemplo) de usar varios niveles de altura (a modo de imperfecta perspectiva caballera).

Ausencia de volumen y no representación del espacio son las dos características formales más importantes de las artes figurativas románicas, que evolucionan no obstante llevando a soluciones diferentes en el Gótico. Sin embargo, hay que destacar otros aspectos formales en esta obra habituales en la escultura románica: el carácter esquemático y carente de expresión de los rostros y cuerpos de los personajes, hieratismo, no relación entre los personajes,… También debe destacarse que todos los apóstoles, salvo Sto. Tomás adoptan la misma postura y tienen parecidos rostros: nos recuerdan las representaciones bizantinas con santos que aparecen de forma serial y monótona, sin relacionarse entre sí. Podemos ver también como el autor tiene dificultad en representar elementos de perfil, cosa que apreciamos en los pies de Cristo y los apóstoles de la fila de abajo, aunque aparecen correctamente en el caso de Sto. Tomás, lo cual nos hace dudar de una incapacidad técnica y nos explica simplemente que no era esa una cuestión de importancia para el escultor románico; pues para éste lo importante es expresar la idea, el tema, de modo que fuera comprensible. Esto nos lleva a explicar que la mentalidad de la época está impregnada de la filosofía platónica a través de S. Agustín, indicándose que los sentidos no captan la realidad sino la apariencia y siendo la primera la importante no es lógico ocuparse en demasía de la segunda.

Debe destacarse también el mayor tamaño de Cristo, recurso habitual en el Románico (tamaño jerárquico) o la adecuación al marco, aunque vemos como, rasgo poco habitual, sobrepasan dicho marco la mano de Cristo, una túnica y algún nimbo (destacar respecto a estos que se muestran frontalmente, sin perspectiva -el de Sto. Tomás es el mejor ejemplo- y que el de Cristo es crucífero como es habitual. Todos tienen el nombre del personaje y aparece S. Pablo).

Compositivamente podemos reseñar una cierta asimetría ya que la acción principal aparece a nuestra izquierda y se configuran dos grupos claramente delimitados por sus gestos o postura. Los nueve apóstoles de la derecha, en tres filas, repiten los gestos y posturas, como queriendo asomarse o mirar la acción principal. Un segundo grupo lo formaría Cristo y Sto. Tomás y los dos apóstoles de arriba, que varían la monotonía gestual del resto.

En cuanto al lugar en el que se representa la escena es una forma arquitectónica consistente en un arco de medio punto sobre finas columnas con capitel corintio y una cornisa con decoración de taqueado jaqués. En las enjutas aparecen músicos tocando instrumentos…

Todo lo que llevamos analizado nos lleva a comentar que esta obra puede considerarse un ejemplo característico de la escultura románica y más en concreto de los relieves típicos de los claustros y de sus capiteles. Los relieves románicos se encuentran preferentemente en fachadas, capiteles y claustros, con temas característicos en cada lugar. Así, en las portadas de las fachadas occidentales se representan temas como el Pantocrator o el Juicio Final; las demás portadas tienen otros temas bíblicos y en los capiteles y claustros los temas son más variados, siendo característicos los del Nuevo Testamento.

El tema que aparece es la duda de Sto. Tomás sobre la resurrección de Cristo, expresando que él creería si veía y tocaba las llagas de Cristo. Podría entenderse dicho tema como una alegoría o ejemplo de la necesidad de la fe, aunque los sentidos, imperfectos (obsérvese la curiosa analogía con el platonismo de la época), no nos permitan ver la Verdad: en el Románico la Fe está por encima de la Razón (en el Gótico veremos como la razón sí nos puede llevar al mismo lugar que la fe: aristotelismo).

Destacar también que la función de este tipo de obras no es “decorativa” sino didáctica, acorde con este tipo de edificio y sus ocupantes. El monasterio es el edificio característico del Románico, junto al castillo, y representa un espacio autosuficiente desde todos los puntos de vista, más relacionado a veces con los de su misma Orden que con las autoridades políticas. Sin embargo, entre las muchas dependencias debe destacarse el claustro, lugar donde el monje pasaba la mayor parte del tiempo paseando y orando. Estos relieves serían así una especie de recordatorio de los temas sobre los que debía reflexionar en su paseo y oración. Todo ello completaba la lectura y escritura que realizaban en la biblioteca, que junto a la iglesia forman los tres lugares más importantes desde el punto de vista religioso en un monasterio.

Reseñar por supuesto, que esta tipología o disposición de los monasterios y de sus esculturas tiene su origen en la reforma cluniacense y está por tanto bastante extendida por Occidente.

Concluir que, como ya se ha indicado, estas formas escultóricas van evolucionando llegando al Pórtico de la Gloria que prefigura ya el Gótico; siendo esta característica, la de evolucionar, una de las más injustamente olvidadas del Románico. El Gótico surge de un perfeccionamiento y constante estudio y afán de superación que deben ser destacados. Esta obra podría representar los comienzos (hacia el 1.100) y la Anunciación del mismo claustro (hacia 1.200) o la obra del maestro Mateo en Santiago el final de esta evolución en territorio hispano.

Publicado por José Manuel a las 22:32

Miguel Ángel- La tumba de los Médicis

La obra ante la que nos encontramos se halla en Florencia. Cabe destacar que tanto el arquitecto del edificio como el constructor de las esculturas fue el célebre Miguel Ángel; el cual practicaba muchas artes, aunque se consideraba ante todo escultor- Este escultor se formó en la corte de los Médicis; de ahí el encargo de este edificio.
Situada en la sacristía nueva de la iglesia de San Lorenzo, estaba prevista para albergar los últimos cuatro gobernantes Médicis, aunque sólo se cocluyeron los monumentos de dos familiares (Giuliano y Lorenzo); situados uno enfrente de otro en los laterales, y dos tumbas más para otros miembros de la familia: y Lorenzo II. Una vez aprobado el proyecto, no se empezó a realizar hasta 1524, cuando llegaron los bloques de mármol de Carrara. Miguel Ángel aplicó las esculturas al lado de la arquitectura de las paredes; todas las molduras y cornisas cumplen la función de sombra y luzTerminó además, una Virgen con Niño. (que es símbolo de vida eterna y está flanqueada por las estatuas de san Cosme y san Damián) para la capilla.

Podemos ver la integración perfecta con la arquitectura(rasgo del manierismo).
El sepúlcro de Giuliano constituye una alegoría de la vida activa, se representa como un guerrero, un gobernante con un bastón de mando. Las estatuas sobre el sepulcro representan el día (A la derecha), esculpido como un hombre corpulento, desperezándose. A la izquierda está la noche; representada como una mujer madura, tiene como simbolo nocturno, una lechuza. Las posturas de las cabezas son una tendecia del manerismo.

El sepulcro de Lorenzo, representa la vida contemplativa, el intelectual, meditando).
La aurora re presenta una mujer joven y la vida valiente, mientras que el crepúsculo es representado por un anciano con un rotro sin pulir.
Las esculturas forman una composición triangular, estan sostenidas sobre frontones partidos, con forma semicircular y acabados en volutas.


“El Nacimiento de Venus” de Botticelli


La presente pintura que se nos presenta se trata del Nacimiento de Venus cuyo autor es Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi (Florencia,1 de Marzo de 1445 -Florencia el 17 de Mayo de 1510), apodado Sandro Botticelli.Posiblemente fue un encargo de la familia Médici.En la actualidad se encuentra en la ¨Galería de los Uffizi¨(Florencia).

Este cuadro fue pintado entre 1482 y 1484.Según cuenta la leyenda Venus, diosa del amor, nació de los genitales del dios Urano, cortados por su hijo Crono y luego arrojados al mar. El título de la obra no es, por lo tanto, exacto, ya que el cuadro no representa el momento del nacimiento de la diosa, sino que muestra la llegada de Venus, sobre una concha, a la playa de una de las islas que tradicionalmente se le dedican, como Chipre, Pafos o Citerea.La diosa es empujada por el soplo de los dioses alados, entre una lluvia de flores.
En cuanto a la técnica utilizada en este magnífico cuadro es el temple sobre el lienzo.Este cuadro posee una estructura piramidal,y el personaje central es el que capta toda la atención y hacia él convergen el resto de figuras.
Los personajes son ligeros,esbeltos,sinuosos y sensuales y nos da una sensación de ingravidez.Posee una gran amalgama de colores claros que va desde el rojo a tonos azules,marrones claros…
Podemos decir que le tema principal es la belleza como un ideal inalcanzable,algo que pertenece al mundo de las ideas pero no en el mundo real.
En el centro de la pintura encontramos a la diosa desnuda sobre una concha.Su concepción anatómica nos revela un alto grado de idealización(cuello demasiado largo y hombros demasiados estrechos).Su posición de equilibrio es el contraposto.Todo la escena se ve enmarcada sobre un paisaje de naturaleza solitaria,acorde con la belleza de la diosa.
El dibujo lineal de los contornos,tanto en la figura como en el paisaje nos ayuda a distinguir con nitidez la figura del fondo y a la vez la estiliza y suaviza.
La luz del cuadro es uniforme en casi toda su superficie sin claroscuros.
La formación de Botticelli juanto a Filippo Lippi tuvo una importante influencia en su obra de temática religiosa.Sin embargo,Botticelli tomará su propio camino marcado por la obsesión de plasmar con toda la vehemencia posible la belleza ideal,y por todo ello el naturalismo no fue una meta en su pintura.Fue un pintor influenciado por las teorías neoplatónicas.

Fundamentos de arte 1

modelo_comentario_arte4

https://www.museodelprado.es/educacion/

https://www.museodelprado.es/goya-en-el-prado/

http://clio.rediris.es/arte/index.htm

Modelo de Comentario

Se trata de comentar una obra de arte en conexión con la época y lugar donde surge, es decir, en la Historia. No debe quedarse pues en una descripción y estudio de la obra; sino que hay que indicar los aspectos culturales, políticos, económicos, sociales, ideológicos, … que hacen que la obra de arte sea justamente como es. No es un comentario de Arte, sino de Historia del Arte.
 
De manera muy resumida, un comentario debe tener los siguientes apartados (los números no deben aparecer):
  1. Descripción: qué es (arquitectura, escultura, pintura,…), lugar donde se encuentra (en una plaza, en un frontón,…), estado de conservación. Se puede indicar el nombre de la obra y autor. Esta parte es muy breve, un párrafo con varias líneas solamente.
  2. Aspectos materiales y técnicos: de qué está hecha esta obra de arte (mármol, madera, bronce,…) y cómo se ha elaborado (pintura al fresco, con andamiaje de madera, con soldadura, hormigón,…). Esta parte debe ser extensa sólo si la obra comentada se localiza en el periodo en el que se inventa dicha técnica: la pintura al óleo con los pintores flamencos, la pintura al aire libre con los impresionistas, la construcción de piedra en las pirámides egipcias, la técnica de las vidrieras en el Gótico, el fresco en el Trecento… No tiene demasiado sentido extenderse en la técnica del óleo hablando sobre una pintura de David, por ejemplo.
  3. Análisis formal. Descripción pormenorizada de todos los elementos observados y, en segundo lugar, también de los que no vemos, pero sabemos que están ahí y son importantes (en una fachada, nos extendemos sobre esta, pero sin renunciar a nombrar los aspectos formales más destacados del interior). En arquitectura: elementos sustentantes, elementos sostenidos y elementos ornamentales. En escultura y pintura idealismo-realismo, formas esquemáticas-detalladas, composición abierta, cerrada, simétrica,… Es fundamental utilizar un lenguaje técnico apropiado a dicho análisis.
  4. Comentario o explicación de todo lo anterior, basándonos en la época, y lugar, en la que surge dicha obra. Explicamos el tema en escultura y pintura. No consiste en colocar aquí la realidad económica, social, etc. de la época como un añadido aparte; sino de unir las formas analizadas con dicha realidad (el tamaño de las pirámides con el poder del faraón, las catedrales góticas con el fervor religioso y con el renacer urbano, las pinturas negras de Goya con la guerra y la miseria de España en esa época, la torre Eiffel con la Revolución Industrial,…). En este sentido, este apartado a veces se desarrolla al mismo tiempo que se va haciendo el anterior. Se debe situar la obra estudiada dentro de la obra del autor, comparándola con otras anteriores o posteriores si son de diferente estilo; también dentro del estilo general al que pertenece, comparándola, si es necesario, con otros artistas de dicho estilo.
  5. Por último, y dependiendo de la relevancia de este apartado para cada obra, se puede terminar haciendo referencia a las posibles restauraciones o modificaciones que haya sufrido la obra y su situación actual.

Lo anterior es un esquema que debe servir de ayuda para saber qué poner y en qué orden; pero puede, y casi debe, ser modificado libremente dependiendo de cada obra analizada.

modelo_comentario_arte1
ACFrOgC9yN5EDD-mTjQ66MW1Er1of2szJJlaVzGBNDOypKnrLotU2bP8QKbpDGFXseH08ByF1frVIgQ4I42Udqov6vPyzJ91KwH5N7fzO-3hpKVbK-KcM4pXdzxPUDw=
  1. modelo_comentario_arte3

Historia, arte 2º eso

el-muro-de-berlin

mitologia

  • PREHISTORIA
Hace unos tres millones de años, conforme el clima de África se volvía más árido, los bosques dieron paso a extensas praderas y nuestros antepasados tuvieron que adaptarse.
Hace unos tres millones de años, conforme el clima de África se volvía más árido, los bosques dieron paso a extensas praderas y nuestros antepasados tuvieron que adaptarse.
Foto: Mauricio Anton, National Geographic Creative

Doce teorías que explican cómo nos hicimos humanos

Autor: Mark Strauss Fecha: 2015-09-17

¡El ser humano es todo un caso! Al menos, todos están de acuerdo en eso. Pero, ¿qué exactamente distingue al Homo sapiens del resto de los animales, sobre todo los simios, y cuándo y cómo fue que nuestros antepasados adquirieron ese cierto algo? En el último siglo se han propuesto un sinnúmero de teorías. Y algunas revelan mucho, tanto de la época en que vivían sus proponentes como de la evolución humana:

1. Fabricamos herramientas: “La fabricación de herramientas es una particularidad del hombre”, escribió el antropólogo Kenneth Oakley en un artículo de 1944. Explicó que los simios usan los objetos que encuentran, “pero modelar palos y piedras para un uso específico, fue la primera actividad humana reconocida”. A principios de la década de 1960, Louis Leakey atribuyó el inicio de la fabricación de herramientas y consiguientemente, el origen de la humanidad, a una especie que llamó Homo habilis (Hombre hábil), la cual vivió en África Oriental hace unos 2.8 millones de años. Sin embargo, como han demostrado Jane Goodall y otros investigadores, los chimpancés también modifican ramas para usos particulares. Por ejemplo, arrancan las hojas para “pescar” insectos ocultos bajo el suelo. Incluso los cuervos, que carecen de manos, son bastante habilidosos. (Lee: ¿Los animales se limpian la nariz?)

Esta primitiva hacha de mano, hallada en un sitio de Israel, data de hace 790,000 años y quizá fue fabricada por Homo erectus.

Foto: Kenneth Garrett, National Geographic Creative

2. Somos asesinos: Según el antropólogo Raymond Dart, nuestros antepasados diferían de los simios en cuanto a que eran asesinos despiadados: seres carnívoros que “capturaban presas vivas con violencia, las mataban a golpes, destazaban sus cuerpos maltrechos y los desmembraban, extremidad por extremidad, saciando su voraz sed con la sangre caliente de las víctimas, devorando con ansiedad la carne aún palpitante”. Tal vez ahora nos parezca una lectura sensacionalista, pero tras la espantosa masacre de la Segunda Guerra Mundial, el artículo de 1953 donde Dart detalla esta teoría del “simio asesino”, tocó fibras muy sensibles.

Raymond Dart sostiene el cráneo del Niño de Taung, el primer australopitecino jamás descubierto.

Foto: David L. Brill, National Georgaphic Creative

3. Compartimos la comida: En la década de 1960, el simio asesino dio paso al simio hippie. El antropólogo Glynn Isaac desenterró pruebas de cadáveres animales que fueron movidos, deliberadamente, del sitio donde murieron a lugares donde, presuntamente, toda una comuna compartió la carne. En opinión de Isaac, compartir la comida condujo a la necesidad de compartir información sobre la localización de fuentes de alimento y en consecuencia, al desarrollo de lenguaje y otras conductas sociales distintivamente humanas.

4. Nadamos desnudos: Un poco después, durante la Era de Acuario, la documentalista televisiva Elaine Morgan afirmó que los humanos somos muy diferentes de otros primates porque nuestros antepasados evolucionaron en un ambiente muy distinto: cerca del agua. Al perder el vello corporal nos hicimos nadadores ágiles, en tanto que la postura erguida nos permitió caminar en el agua. La hipótesis del “simio acuático” fue descartada por toda la comunidad científica. Pero en 2013, David Attenborough la respaldó.

5. Arrojamos cosas: El arqueólogo Reid Ferring opina que nuestros predecesores comenzaron a humanizarse cuando desarrollaron la capacidad para lanzar piedras con gran velocidad. En Dmanisi, yacimiento homínino de 1.8 años de antigüedad en la ex república soviética de Georgia, Ferring halló evidencias de que Homo erectus inventó las lapidaciones públicas para ahuyentar a los depredadores que rondaban sus presas. “Los individuos de Dmanisi eran pequeños”, explica Ferring. “El área estaba plagada de grandes felinos. ¿Cómo iban a sobrevivir los homíninos? ¿Cómo llegaron allí desde África? Parte de la respuesta es que lanzaban rocas”. Argumenta que lapidar animales también contribuyó a la socialización, porque el éxito de la estrategia requería del esfuerzo grupal.

Pintura inspirada en hallazgos arqueológicos de Dmanisi, República de Georgia.

Foto: John Gurche, National Geographic Creative

6. Cazamos: En un artículo de 1968, los antropólogos Sherwood Washburn y C. S. Lancaster argumentaron que la caza hizo mucho más que inspirar cooperación. “Nuestro intelecto, nuestros intereses y emociones, y nuestra vida social básica: en un sentido muy real, todo ello es consecuencia evolutiva de nuestro éxito para adaptarnos a la caza”. Por ejemplo, nuestros cerebros más grandes se desarrollaron a resultas de la necesidad de almacenar más información sobre el lugar y el momento oportuno para hallar presas. Así mismo, la cacería presuntamente condujo a la división de tareas por género, dejando a las mujeres la labor de buscar comida. Lo cual plantea una interrogante: ¿Por qué las mujeres también tienen cerebros grandes?

7. Intercambiamos comida por sexo: De manera específica, sexo monógamo. Según la teoría, publicada en 1981 por C. Owen Lovejoy, el punto de inflexión crítico en la evolución humana fue el surgimiento de la monogamia, hace unos seis millones de años. Hasta entonces, casi toda la sexualidad estaba reservada a bestiales machos alfa que repelían a los rivales. Sin embargo, las hembras monógamas favorecían a los machos más capaces de proporcionar alimento y dispuestos a participar en la crianza de los hijos. Según Lovejoy, nuestros antepasados comenzaron a caminar erguidos porque eso les permitió tener las manos libres y así, podían volver a casa con más comida.

8. Consumimos alimentos (cocinados): Los cerebros grandes son voraces: la materia gris requiere 20 veces más energía que el músculo. Según algunos investigadores, el cerebro jamás habría evolucionado con una dieta vegetariana; todo lo contrario, nuestros sesos crecieron hace dos o tres millones de años, cuando comenzamos a consumir carne, fuente rica en proteína y grasa. Y según el antropólogo Richard Wrangham, una vez que nuestros antepasados inventaron la cocción –conducta exclusivamente humana que facilita la digestión de la comida-, desperdiciaron menos energía masticando o aporreando la carne, de suerte que tuvieron más energía disponible para sus cerebros. A la larga, esos cerebros se desarrollaron lo suficiente para tomar la decisión consciente de volverse vegetarianos.

Foto: David L. Brill, National Geographic Creative

(Arqueólogos utilizaron un elefante muerto de causas naturales para probar cuán rápidamente podrían destazarlo con herramientas de piedra primitivas. Cada hombre cortó 45 kilogramos de carne en una hora).

9. Consumimos carbohidratos (cocinados): O tal vez nuestros cerebros más grandes se deben a la carga de carbohidratos, según un reciente artículo. Luego que nuestros predecesores inventaron la cocción, los tubérculos y demás plantas ricas en almidón ofrecieron excelentes fuentes de nutrición cerebral, mucho más fáciles de obtener que la carne. Una enzima de la saliva, llamada amilasa, descompone los carbohidratos en la glucosa que requiere el cerebro. El genetista evolutivo Mark G. Thomas de University College, Londres señala que nuestro ADN contiene numerosas copias del gen de amilasa, lo que sugiere que la enzima –y los tubérculos- contribuyeron al crecimiento explosivo del cerebro humano.

10. Caminamos en dos pies: ¿Acaso el punto de inflexión en la evolución humana ocurrió cuando nuestros antepasados bajaron de los árboles y empezaron a caminar erguidos? Los proponentes de la “hipótesis de la sabana” afirman que el cambio climático provocó esa adaptación. Conforme África empezó a secarse, hace unos tres millones de años, los bosques se redujeron y las sabanas comenzaron a dominar el paisaje. Eso favoreció a los primates que podían erguirse para mirar sobre la hierba en busca de depredadores, y a los que podían desplazarse con eficacia en terrenos despejados, donde el agua y la comida se encontraban en lugares apartados. En 2009 surgió un impedimento para esta hipótesis con el descubrimiento de Ardipithecus ramidus,, homínido que vivió hace 4.4 millones de años en la actual Etiopía. En aquella época, la región era muy húmeda y boscosa; y no obstante, “Ardi” podía caminar en dos piernas.

11. Nos adaptamos: Richard Potts, director del Programa Orígenes Humanos del Smithsoniano, sugiere que muchos cambios climáticos influyeron en la evolución humana, en vez de una sola tendencia. Dice que el surgimiento del linaje Homo, hace casi tres millones de años, coincidió con fluctuaciones drásticas entre climas húmedos y áridos, y que la selección natural favoreció a los primates que podían enfrentar cambios constantes e imprevisibles. Potts argumenta que la adaptabilidad es, de sí, la característica definitoria de los humanos.

12. Nos unimos y conquistamos: El antropólogo Curtis Marean ofrece una visión del origen humano muy adecuada para nuestra era globalizada: somos la máxima especie invasiva. Luego de decenas de miles de años de vivir confinados a un solo continente, nuestros antepasados colonizaron el planeta. ¿Cómo lograron semejante hazaña? Según Marean, el secreto fue la predisposición genética a cooperar, un instinto surgido no del altruismo sino del conflicto. Los grupos de primates que cooperaron obtuvieron una ventaja competitiva sobre sus rivales y de ese modo, sus genes sobrevivieron. “Esa singular propensión, aunada a las desarrolladas capacidades cognitivas de nuestros antepasados, les permitió adaptarse hábilmente a los nuevos ambientes”, escribe Marean. “También fomentó la innovación y dio origen a una tecnología transformadora: proyectiles avanzados que usaron como armas”.

Foto: Per-Anders Pettersson, Getty Images

(Descubiertos en Pinnacle Point, Sudáfrica, proyectiles fabricados por Homo sapiens primitivos reflejan la capacidad humana para cooperar, dice el antropólogo Curtis Marean).

Pero, ¿qué hay de malo con todas estas teorías?

Muchas de ellas son meritorias, pero tienen un prejuicio común: la idea de que la humanidad puede definirse por un rasgo o grupo de rasgos bien definidos, y que una sola etapa en la evolución fue el punto de inflexión crítico en el inevitable camino que condujo al Homo sapiens.

Nuestros antepasados no eran pruebas beta. No estaban evolucionando hacia algo, sino que meramente sobrevivían como australopitecos u Homo erectus. Y ningún rasgo único que hubieran adquirido fue un punto de inflexión, porque el resultado jamás tuvo nada de inevitable: el simio asesino fabricante de herramientas, lanzador piedras, comedor de carne y patatas, cooperador, adaptable y de gran cerebro que somos todos. Y que sigue evolucionando.

Los catálogos y colecciones de la BNE

La información on line que ofrece la BNE es ingente y en muchos caatorce mapas que te explican de un vistazo la Historia de España

Fotothek_df_tg_0005102_Geographie_^_Karte-615x5211

La piel de toro ha sufrido muchos vaivenes a lo largo de los siglos. Desde el cabo Finisterre al de Gata, los pueblos que han pasado por sus paisajes han modificado las fronteras a su antojo y han creado una península multicolor, no apta para los zotes en Geografía e Historia.

Por eso hemos recopilado una quincena de mapas que te explicarán el pasado de España en un vistazo. Guerras, familias enfrentadas… ¡Mejor que ‘Juego de Tronos’, oiga!

Iberia_Bronze-es.svg_-615x508

Edad del Bronce

La península ibérica demostró desde la prehistoria ser rica en minerales. El estaño es uno de ellos, como se puede ver en el mapa superior. Galicia y el norte de Portugal destacan por tener varios de estos yacimientos. Si siguiéramos con los mapas de minerales en España, tendríamos que tener uno para el carbón, otro para el zinc y uno no menos importante para el mercurio. O podemos juntarlos todos en el mismo mapa.

Iberia_300BC-es.svg_-615x508

La Alianza de Civilizaciones que pobló la península

Celtas, iberos, vascones, fenicios, tartésicos… En la antigüedad teníamos por estas tierras más pueblos que comunidades autónomas actualmente, y los problemas eran parecidos. Todos ellos nos dejaron joyas arquitectónicas que ahora sirven para potenciar nuestro turismo y mitologías sobre carácter guerrero y luchador. ¿De qué pueblo crees que desciendes?

Hannibal_route_of_invasion-es.svg_-615x386

De Murcia para el mundo

El amigo Aníbal Barca fue el primero, si no el único, prohombre de lo que ahora es Murcia.Su gesta más gloriosa fue cruzar los Alpes llevando elefantes a la tierra de Marco y Raffaella Carrà. No obstante, como demuestra el mapa, su talento conquistador conoció todo el Mediterráneo.

Reino_de_los_visigodos.svg_-615x639

Hijo mío, antes todo esto era campo… visigodo

Toledo fue la capital de un reino que dejó muchas cosas en España. Sí, volvemos a hablar de monumentos, pero también de, por ejemplo, vocabulario y legislación: el ‘Liber iudiciorum’ era un muy completo catálogo que recogía la forma de actuar ante un drama de los ahora llamados “judiciales”.

800px-1864_Johnson_Map_of_the_Roman_Empire_-_Geographicus_-_RomanEmpire-johnson-1864-615x379

¡Están locos estos romanos!

De un vistazo vemos que tarde o temprano íbamos a caer en las garras de los enémigos acérrimos de Astérix y Obélix. Cesar Augusto y compañía conquistaron parte de Europa, Asia y el norte de África. La romanización trajo consigo carreteras, el Derecho, el latín y más monumentos para el catálogo.

Map_of_expansion_of_Caliphate.svg_-615x282

La España del Islam

Tras los romanos, llegaron ellos, que pudieron con todos menos con los férreos vecinos del norte. España sin la influencia árabe tampoco se explicaría; que se lo digan a los ríos andaluces: Gualdalquivir, Guadiana, Guadalmellato… Todos comparten la raíz ‘wádi’, que en árabe significa ‘agua’. ¿No lo sabías? Con los mapas y esta curiosidad, ya puedes fardar ante tus cuñados en la próxima comida familiar.

peninsulasxsxv-615x492

Reconquistando, que es gerundio

Pasaron los siglos y, a pesar de que cosas buenas tenía Hassan en los jardines de palacio, que diría Pastora Soler, este tuvo que abandonarlas cuando Isabel, Fernando y compañía se pusieron a batallar. Los cuatro mapas superiores muestran la evolución de las contiendas.

slide_19

El imperio donde nunca se puso el sol (hasta que se puso)

Cuando pienses en la actual situación política y económica en España, acuérdate de que hubo un tiempo en que tuvimos colonias repartidas por doquier. Cuando lo hagas, eso sí, intenta obviar que las saqueamos y empobrecimos… y que también las perdimos a lo largo del siglo XIX.

450px-First_French_Empire_1812.svg_

Napoleón también estuvo aquí

Y su hermano, conocido como Pepe Botella. En su afán expansionista, que se puede comprobar en el mapa superior, Napoleón pisó tierras hispanas. El resto de la historia ya lo sabemos: guerra de la Independencia, el levantamiento del 2 de mayo, Fernando VII como rey… Un despiporre, en definitiva.

mapa 1873

 

¿Madrid en Castilla la Nueva y Albacete en Murcia?

Y Andalucía Baja, Andalucía Alta… La Constitución de 1873, promulgada durante la Primera República, citaba los Estados miembros de la nación federal que se pretendía constituir. Un usuario subió esta aproximación por regiones a Wikipedia, donde también nos encontramos que… ¡Cantabria desaparece! ¿Qué opinas?

cantonalismo

¿Tú eres de Carlos o de Isabel?

El siglo XIX pasaba con cambios de reyes, regencias y cambios entre periodos liberales y absolutistas. Por tener, tuvimos hasta guerras entre los defensores de que uno u otro rey se sentara en el trono. Por un lado, los isabelinos, partidarios de la regencia de María Cristina y su hija Isabel II; por el otro, los partidarios del infante Carlos María de Borbón. Un pitote que duró tres guerras y dejó un partido político que todavía existe (aunque ya suena a vetusto).

 

Mapas para después de una guerra

Pasamos de siglos inmersos en la Restauración borbónica y el bipartidismo de Cánovas y Sagasta. Tuvimos la dictadura de Primo de Rivera y la ‘dictablanda’ de Berenguer. Tras ello llegó la Segunda República, tristemente rota por la Guerra Civil. Del marrón más oscuro al rosa más claro, el mapa muestra las conquistas de Franco a lo largo de casi tres años de contienda. Las ondas en el mar indican las principales batallas navales y los obuses las ciudades bombardeadas, sin obviar los campos de refugiados en el sur de Francia.

Provinces_of_Spain.svg_

Las provincias de la Constitución

Desde 1978, España tiene 50 provincias, una demarcación territorial que nació en 1833 y en la que también se incluyeron antiguas colonias como Guinea Ecuatorial o Ifni. La Constitución de 1978 establecía que las regiones próximas y con parecidos culturales e históricos podían constituirse en comunidades autónomas, y eso nos lleva a…

 

comunidades-espana

La España de las autonomías

Llegó 1898 con la pérdida de las últimas colonias. Pasamos una Segunda República, una Guerra Civil, una dictadura y regresamos a la democracia de nuevo. Ahora no tenemos virreinatos pero sí autonomías, y queda todo en casa. De momento, son 17 regiones y dos ciudades autónomas; no sabemos si en un par de años tendremos que actualizar ese mapa y quitar alguna de ellas. Mientras tanto, disfrutémoslas.

EU_Member_states_and_Candidate_countries_map.svg_-615x526

El club de los 28

Has tomado un avión para visitar a tu amigo de Erasmus solo con tu DNI y puedes pagar tu cuarto del albergue juvenil con la misma moneda con la que pagas los chicles en los chinos de la esquina: da las gracias al proyecto paneuropeo por el que un puñado de países compartimos el euro y eliminamos fronteras. Este mapa, del que España forma parte junto a otras 27 naciones, es ahora tu mejor guía para saber a dónde puedes ir de viaje sin tener que renovar el pasaporte.

CALLES CON NOMBRES DE OFICIOS

Es por eso que nuestra publicación de hoy trata de recordar aquellos oficios desaparecidos o que aun perduran y el porqué de muchas de sus calles:

  • CARRER DELS ADRESSADORS. Se encuentra cercana a Barón de Cárcer. Son los que trabajaban, preparaban y aderezaban los terciopelos, siendo así una ocupación principal de los muchos telares que había en la ciudad, con especial mención a los que había en el barrio de Velluters.
  • CARRER DELS ALUDERS. Desde la Plaza dels Porchets hasta la Calle Linterna. En esta calle se encontraban los trabajadores que curtían las pieles (curtidores). Las principales pieles que trabajaban eran las de corzo, cabra u oveja, para la elaboración de guantes y pergaminos. También se le llamo “Calle de la Pudor” por su olor fuerte a piel. Curioso.
  • CARRER DE BALLESTERS. Debe su nombre, principalmente, a los talleres que se dedicaban a construir ballestas, además de otros objetos.
  • CARRER BANY DELS PAVESOS. Dedicada al baño público, del mismo nombre, y los oficios que habitaron en ella. Cercana a la “Calle Corretgería” y “Calle Juristas”, donde llegó a llamarse “Calle Bany de Aben Nuño” o “Calle de la Maza”. Así mismo, pavesos se relaciona con los artesanos que complementaban las armaduras de los caballeros, donde además se realizaban otros elementos de defensa y ataque. Por cierto, calles como “calle de la armería” o “calle de la puñalería” llegaron a existir.
  • CARRER DE BLANQUERIES. Rinde homenaje als blanquers, que se dedicaban a curtir y aderezar las pieles usando el caudal de la acequia de Rovella. La calle debe nombre al tramo de la antigua muralla cristiana llamado Muro de la Blanquería.
  • CALLE DE BOLSERÍA. comunica el Tossal con el Mercat. Aquí se reunieron históricamente, talleres y tiendas de pasamanería, guanteros y cordoneros, oficios que también hacían bolsas, de cuero o de piel. También hubo un tiempo donde los comerciantes comerciaban con paños y otros tejidos.
  • CARRER DEL BORDADORS O CALLE DE LOS BORDADORES. En esta calle, cercana a “Calle Correjería” y la “Calle del Micalet”, tuvo su presencia un oficio cuya misión era la de bordar las sillas de montar, ya que uno de los tramos de la “Calle Correjería” recibió el nombre de la “Sellería”, ya que allí era donde se fabricaban.
  • CARRER DELS BOTERS O CALLE DE LOS TONELEROS. Se hace referencia a esta calle a la gran concentración de la fabricación de toneles (para bebidas espirituosas principalmente) que había en la zona. En 1901, según el Anuario Bailly-Baillière, había en Valencia diez toneleros, de los que al menos siete estaban localizados en la zona portuaria.
  • CALLE DE LA CARDA. Va desde la Calle Botellas hasta la Calle del Moro Zeit y hace referencia al instrumento con púas de alambre que servía para peinar, alisar y ahuecar la lana, y que eran utilizados por otros gremios como los pelaires, tundidores, boneteros y sombrereros.
  • CARRER DE CABILLERS. Es la calle de los peluqueros y de los que aderezaban pelucas y postizos de pelo.
  • CARRER DEL CADIRERS. Conecta con la “Calle Purísima” o con la “Plaza del Horno de San Nicolás”. Antiguamente se la ha conocido por diversos nombres, como “Forn dels Cadirers”, “Calle de en Ripoll” o “Calle de Francesc de Montpalau”. Debe su nombre al gremio de silleros.
  • CARRER DELS CAIXERS. Debe su nombre a un gremio que fabrica cajas de madera (caixes): Cajas, arcas, armarios, baúles o todo tipo de recipientes para guardar objetos o para la ropa. Anteriormente se llamó Calle En Fabarsa y Calle Capsers que eran los que se dedicaban a trabajar objetos de madera delgada y endeble como cajas pequeñas, ratoneras y otras minucias. Se alarga desde la Calle Danzas hasta la Calle Taula de Canvis y curiosamente, algunas casas antiguas todavía conservan cajas de madera de estos oficios.
  • CARRER DELS CALDERERS. Debe su nombre al oficio de los caldereros o los talleres de forja, y que en la actualidad une la plaza del Tossal y la del Esparto. En realidad, este oficio se dispuso extramurs, debido a las numerosas quejas de los vecinos por las forjas y esta calle debe su nombre al recuerdo de ese oficio.
  • CARRER DELS CARNISSERS. La “Calle de Carniceros”, entre la “Calle Pie de la Cruz” y la “Calle Lope de Rueda”, debe su nombre a que en esta calle ejercían el oficio carniceros, también conocidos como “cortantes”.
  • CARRER DELS CEDACERS. Existen dos posibilidades: Que esté dedicada a los fabricantes de cedazos o que este nombre viene de los candidatos de la Ceda, facultad que tenía el rey para nombrar algunos magistrados de la ciudad.
  • CALLE DE LOS CERRAJEROS. Este oficio, llamado en valenciano manyans, fabricaba y reparaba cerrojos de puertas, armarios y baúles. Se llamó anteriormente de Vallada, y de Pere el Forjador y se sitúa cercana a la Calle San Vicente Mártir o Calle Trench.
  • CARRER DELS CORDELLATS. Nombre dado por los especialistas con los cordeles y su fabricación que aquí hubieron. La “Calle Cordellats” se alarga desde la “Plaza de la Compañía” hasta la “Plaza del Mercado.
  • CARRRER DELS CORREDORS. Tiene su entrada por la “Calle Santo Tomás” y es un callejón sin salida. Recibe este nombre porque aquí estuvo la Casa-Cofradía de los Corredores de Cuello, también llamada o conocidos por los “Corredors de Coll”, cuya actividad consistía en publicar en voz alta el precio que los licitadores ofrecían por las cosas que se subastaban en pública almoneda.
  • CARRER DE CORRETGERIA. Aquí se dispusieron los Correjeros, un oficio para hacer correas, fabricantes de correajes y cabalgaduras para las caballerías. La “Calle de la Correjería” , desde la Plaza de la Reina hasta la Calle de la Purísima, se prolongaba antiguamente hacia lo que hoy es la otra parte de dicha plaza y dichos tramos se llamaron Calle de Campaneros, Calle de la Armería y posteriormente Calle de la Puñalería.
  • PLAZA DEL CORREO VIEJO. Esta plaza recuerda a los antiguos “troters” a caballo de la ciudad de Valencia. Las primeras noticias sobre los correos de Valencia se remontan a los tiempos de Jaume I y ya en sus crónicas aparecen vocablos designándolos como “correus”, “troters” y “missatgers”. La plaza tuvo con anterioridad otros nombres como “dels Mont-Palaus”, “Conde de Concentaina”, “Valencians”, “Neu”, “Correo” y “Plaza del Músico Gómis”, esta última durante la Segunda República pues este fue el autor del Himno de Riego.
  • PLAZA DEL ESPARTO. Esta Plaza recuerda a aquellos que trabajaban la fibra del esparto para elaborar cordajes, alpargatas, serones para caballerías, capazos y otros muchos utensilios domésticos. Está en los alrededores de la Plaza del Mercado y entre la calle Caballeros y Caldereros. En el pasado se llamó también “Plaza de la Espartería”.
  • ESTAMENYERIA VELLA. En esta calle se concentraba el taller de mayor importancia donde se utilizaba la estameña, un tejido de lana. Es una prolongación de la Calle Purísima y acaba en la Plaza del Doctor Collado. Antiguamente se llamó de Abaixadors, de la Sabatería Vella, de les Panses y de Micer Bayarri.
  • CARRER DE LA FARINA. La calle de la Harina está dispuesta frente al Almudín, que es donde se guardaba el grano de la ciudad en aquella Valencia antigua, donde destacaba la Cofradía de los Molineros.
  • CARRER DELS FLASSADERS. Es el oficio de los que hacían frazadas o mantas de lana, siendo pues los artesanos tejedores de mantas de lana en su conjunto. Está cercana al antiguo Convento de la Merced y por eso se llamó sucesivamente de la Mercé, Arc de la Mercé, Pòrtic de la Mercé y Campanar de la Mercé. Se alarga desde la Avenida María Cristina a la Calle Cedaceros.
  • CARRER DELS FORNERS. Como su nombre indica, aquí regentaron el gremio de los horneros.
  • CARRER DE LES GALLINES. Se dice que esta calle se llamó de les Salines, porque allí se almacenaba y vendía la sal, pero por alguna razón que se desconoce, entre las cuales se disponen ciertas leyendas, su nombre acabo siendo de les Gallines.
  • CALLE DE LA HIERBA. Se refiere a aquellos que trabajaban con la alfalfa, destinada a la alimentación de algunos animales domésticos. También hubo una plaza que llevó este nombre y que estaba situada en las inmediaciones (La actual Plaza Lope de Vega).
  • CALLE DE JURISTAS. Aquí vivieron abogados de alto rango y que se encuentra entre las calles de “Corretjería” y “Caballeros”. Las razones de vivir en esta calle era la cercanía a la Audiencia, órgano que impartía justicia en la época.
  • CARRER DELS LLIBRERS. Debe su nombre a que en la Valencia antigua habían varias librerías en aquella época. Actualmente se ubica aquí la Bolsa de Valencia.
  • CARRER DE LES MANTES. Como bien su nombre indica, en esta calle hubo tiendas especializadas en mantas.
  • CARRER PES DE LA FARINA O PESO DE LA HARINA. Como podéis imaginar, en esta calle había una báscula pública para pesar uno de los alimentos de primera necesidad: La harina. Se situaba junto al antiguo Almudín, el almacén de grano de la ciudad.
  • CARRER DE LA PEIXCATERIA. La actual plaza de Lope de Vega actual, que fue la llamada de las Hierbas, se dedicó a la pescadería antes de que se construyera la Plaza Redonda, que en sus orígenes se llamó plaza del Cid, para acabar dando nombre a una calle, la “Calle de la Pescadería”, que se alarga desde la “Plaza Redonda” hasta la “Calle de San Vicente Mártir”.
  • CARRER DELS RAMELLETS. Los floristas o las floristerías se ubicaban en esta zona y en las inmediaciones del Mercado. Esta misma calle dispuso de otros nombres, donde se llamó también de Cotamallers (Los que hacían cotas de malla).
  • CALLE DE LOS ROTEROS. Debe su nombre al antiguo “Poblado de Roteros”, antecedente del actual Barrio del Carmen. El origen del nombre se duda entre la alteración de “trotero”, que eran aquellos que llevaban el correo de un lado a otro o que deriva de la palabra latina “Rothorium”, que eran los depósitos de agua para macerar el lino y cáñamo que servían para curtir las pieles en la cercana blanquería. También se piensa que pudo venir de “roters”, que eran las tierras bajas que se cultivaban en la zona de extramurs de la muralla árabe.
  • CARRER DELS SABATERS. Como su nombre indica, aquí residía el gremio de los zapateros, que tuvo numerosos talleres, tiendas y la casa gremial.
  • CARRER SABATERÍA DELS XIQUETS. Esta calle está situada en las inmediaciones de Santa Catalina y aquí se disponían, como su nombre bien indica, el calzado destinado al público infantil (preferentemente). Se alarga desde la Calle Martín Mengod hasta la Calle En Bou.
  • CARRER DELS SOGUERS. Aquí se dispusieron cordeleros, fabricantes de sogas y maromas de todo tipo.
  • CARRER DE LA SOMBRERERÍA. Aquí, en esta calle, se concentraron los artesanos de los sombreros, que a su vez tuvieron un gremio constituido en el año 1506. Va desde la Plaza de Santa Catalina a la Plaza de Lope de Vega.
  • CARRER DE TAPINERIA. En esta calle se encontraban los chapineros, que además tenían un importante gremio en la Valencia antigua y que elaboraban zapatos artesanos.
  • CARRER DELS TEIXIDORS. Como bien su nombre indica, los tejedores dieron nombre a esta calle. Se sitúa entre la Calle de Santa Teresa y la Calle de Lope de Rueda. Antiguamente hubo en la ciudad dos calles con este nombre. ¿La razón? Hubo dos gremios distintos de tejedores, uno de lana y otro de lino. Esta calle debe su nombre a los tejedores de lino, llamándose en el pasado de Calahorra, por el apellido de quien la habitó, y Forn de Na Mascona por estar aquí un horno de esta propietaria.
  • CARRER DE TENERIES O CALLE DE LOS TUNDIDORES. Esta calle debe su nombre u homenaje a los curtidores, gremio de la tijera, que se reunieron en esta zona y que aprovechaban en gran parte el caudal de agua procedente de acequia. Los tundidores eran los que se encargaban de cortar e igualar con tijeras el pelo de los paños. Estos tenían en su bandera unas tijeras con una corona de oro y una imagen de San Cristóbal. Anteriormente fue de Abaxadors, donde también se llamó de En Sancho Calvo. Se sitúa desde la Calle de Estameñería Vieja hasta la de la Zapatería de los Niños.
  • CARRER VELLA DE LA PALLA. En esta calle, a la que debe su nombre, se almacenaba y vendía paja para las caballerías. Está situada entre la Iglesia de San Juan y el Mercado Central. Llama la atención, que pudiera ser sin duda, lugar de descanso para aquellos que venían con su caballo hasta el Mercado de entonces que había dispuesto.
  • CALLE DE LOS ZURRADORES. Va desde la Calle Corregería hasta la Calle de En Bou. Esta calle debe su nombre al gremio que tenía por finalidad curtir y adobar las pieles para quitarles el pelo. También se les llamo assaonadors, a los que practicaban dicho oficio, y por eso se la llamó, a calle, assaonadors de les voltes, donde se quiso hacer referencia a los porches o cobertizos que por aquí abundaban y estaban dispuestos. También fue llamada del Hostal de les Moles por las muelas de molar que tenía esta posada y del Hostal dels tres reys por otro mesón que aquí hubo. E
  • https://www.facebook.com/egp1963/videos/1077021819010065/

CARAVAGGIO

diego velázquez DEFINITIVO

-tPowerPointSociales(elBarroc)socialestrabajo ARTE BARROCOEL GÒTIC.pptx

powerpointEva PowerPointSociales(elBarroc)

PowerPointSociales(elBarroc)

Nuevo Presentación de Microsoft Ribera

PowerPoint trabajo ARTE BARROCO